domingo, 31 de diciembre de 2017

¿Para dónde girará la tuerca política?


2018 será año de elecciones generales en México, Colombia y Paraguay (los tres prohibidas la reelección presidencial), Costa Rica (relección presidencial discontinua), Brasil (una relección presidencial continua y discontinua posibible) y Venezuela (indefinida). Hoy, México, Colombia, Paraguay, Costa Rica y Brasil son economías liberales desde el centro hasta la derecha ideológica mientras Venezuela es remanente del socialismo xxi. ¿Esto cambiará?

En México la lid es entre dos: el Frente Ciudadano por México (centroizquierda hasta derecha) y MORENA (izquierda populista); las posibilidades van para el FCM. En Costa Rica están muy cerca el PIN, el PUSC (ambos centroderecha) y el PLN (centro-centroderecha). En Colombia, el partido de la insurgencia no supera 1% de intenciones y, como muchas veces, la centro-centroizquierda aparece liderando pero nunca ganó. En Paraguay los dos principales contendientes está entre centroizquierda-derecha y centro-centroderecha; en Brasil Lula da Silva (izquierda) puntea pero puede quedar inhabilitado y en Venezuela, las elecciones serán un mero trámite para “reelegir” la dictadura.

En todos estos comicios, los electores cribarán las candidaturas con las varas de la corrupción y la economía, seguidas por la seguridad. Descartados sobresaltos y “saltos atrás”.

¿Y Bolivia? Dos años más de permanente campaña.



Información consultada


viernes, 22 de diciembre de 2017

¿Qué se votó anoche en el Congreso peruano?


A quien anoche siguiera el debate para la vacancia por impedimento moral —la misma causal por la que Alberto Fujimori fue destituido en 2000, sin aceptarle su renuncia enviada por fax— contra el actual gobernante PPK por supuestas irregularidades ­corruptas dentro del affaire Odebrecht —que en Perú ya involucró en distinto grado a sus tres predecesores: Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala— claramente le saltaría un generalizado divorcio entre razones aparentes y reales.

Sin que yo entre en el fondo de las acusaciones —materia a debate por la justicia peruana—, los motivos reales de muchos alegatos congresales iban a las razones políticas, ya fuera vendetta por haber perdido la elecciones por 0,24% —para el fujimorismo de Fuerza Popular, permanente bloqueador de la gestión actual, muchos de sus congresistas acusados por otros hechos corruptos y su líder acusada de aportes ilegales de Odebrecht—, porque no había cumplido sus expectativas —para el Frente Amplio, izquierdista con tendencia asaz bolivariana— o para asegurar supervivencia de sus propios involucrados en eventos del escándalo —incluido su líder, García, para el APRA.

Pocos días antes de sus 17 meses de gobierno, PPK y su administración se han salvado por muy escaso margen. Sin embargo —y además de lo que falta legalmente investigar sobre la sindicaciones contra el presidente—, lo más importante será la gobernabilidad del país y cómo sorteará las dificultades políticas, hasta ahora grandes pero desde ya magnificadas.

Información consultada


martes, 19 de diciembre de 2017

Entrevista incluida en la nota “¿Guillier o Piñera?: Qué esperan los gobiernos de Argentina, Bolivia y Perú de las elecciones de Chile”


Envío la entrevista que me hicieron incluida en la nota “¿Guillier o Piñera?: Qué esperan los gobiernos de Argentina, Bolivia y Perú de las elecciones de Chile” publicada el martes 19.12.2017 en "EMOL" (de El Mercurio, Santiago de Chile - Chile) sobre las relaciones Chile-Bolivia con un nuevo presidente chileno:

http://www.emol.com/noticias/Internacional/2017/12/15/887377/Guillier-o-Pinera-Que-esperan-los-gobiernos-de-Argentina-Bolivia-y-Peru-de-las-elecciones-de-Chile.html

Elogio al Padre Mateo y otros temas

En estas últimas semanas, la criminalización del servicio médico ha estado en primer lugar de la discusión pública y eso también cuestiona el conjunto de los servicios de salud porque la mala praxis sanitaria —que no es sólo del personal profesional— está muy ligada a las condiciones de ejercicio.

Obviando la campaña malintencionada de “que los médicos se roban insumos” —un sinsentido cuando es permanente denuncia la falta, no ya de equipos, sino de suministros básicos además de ítems— y las repudiables expresiones sobre presunto analfabetismo de los movimientos sociales, el debate me retrotrae a la campaña del sacerdote Mateo Bautista García en 2015 para que el Estado destinara 10% del PIB a la salud como una forma de equilibrar las falencias acumuladas durante décadas. La respuesta oficial fue —amén de los denuestos habituales y del desprestigio de la capacidad del P. Mateo por “decir datos falsos”, obviando que él había sido Delegado del Consejo Episcopal Latinoamericano para la Pastoral de la Salud en el Cono Sudamericano, Secretario Ejecutivo de la Comisión Episcopal para la Pastoral de la Salud en Argentina y Delegado para la Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis de Santa Cruz de la Sierra, entre otras, por lo que conocía con causa del tema— que el Estado destinaba mucho más de esa cantidad. Las cifras oficiales ayudarán entender los argumentos: las cifras redondeadas de Presupuesto General del Estado (PGE) —gastos consolidados, corrientes y sectoriales— son del MEF y las del PIB a precios actuales, PIB PPA, que convertí de dólares a bolivianos, son del Banco Mundial.

En 2006, primer año de la Administración Morales pero con un PGE aprobado en la anterior, el PIB PPA fue de Bs. 79.706 millones (M), el PGE en gastos consolidados fue de 46.332 M, el gasto corriente de 26.966 M y el gasto sectorial en salud “y deportes” —en ningún año se diferencia cuánto a cada cuál— de 3.052 M, lo que hace que para el sector salud “y deportes” el porcentaje de gasto sectorial respecto al gasto consolidado fue de 6,59% y al corriente de 11,32% pero su correspondencia con el PIB PPA sólo fue de 3,83%. Al año siguiente, ya con PGE aprobado bajo la actual administración pero aún con recursos reducidos, el gasto consolidado fue de 58.918 M, el corriente de 33.092 M y el sectorial “más deportes” fue de 3.421 M para un PIB PPA de 91.315, lo que da porcentajes de gasto sectorial de 5,81% (consolidado), 10,34% (corriente) pero 3,75% (PIB PPA).

Para no abrumar con cifras (el cuadro 2005-2016 completo está a continuación), en 2016 el gasto sectorial “incluido deportes” fue de 15.955 M, lo que es 7,35% de los 217.140 M del PGE de gastos consolidados, 13,56% para los 117.631 M del de gastos corrientes pero sólo 6,78% para los 235.290 M del PIB PPA de ese año, el porcentaje más alto del docenio del MAS. Por eso se comprende que el presidente y los ministros Arce y Ferreira se atiendan en el exterior porque las condiciones determinan la praxis de salud y no sólo el ejercicio profesional hoy satanizado.


PGE
gasto consoli-dado
PGE gasto corriente
P SALUD
% SALUD vs. gasto consoli-dado
% SALUD vs. gasto corriente
PIB PPA
% SALUD vs. PIB PPA
2006
46.332
26.966
3.052
6,59%
11,32%
79.706
3,83%
2007
58.918
33.092
3.421
5,81%
10,34%
91.315
3,75%
2008
82.554
54.551
4.273
5,18%
7,83%
116.051
3,68%
2009
123.138
67.826
4.295
3,49%
6,33%
120.686
3,56%
2010
125.964
59.971
5.543
4,40%
9,24%
136.764
4,05%
2011
119.471
69.453
6.278
5,25%
9,04%
166.782
3,76%
2012
145.943
83.610
7.491
5,13%
8,96%
188.505
3,97%
2013
172.223
96.246
10.063
5,84%
10,46%
213.387
4,72%
2014
195.430
108.604
12.007
6,14%
11,06%
229.652
5,23%
2015
221.181
126.626
15.464
6,99%
12,21%
229.680
6,73%
2016
217.140
117.631
15.955
7,35%
13,56%
235.290
6,78%
2017
210.347
119.224
18.304
8,70%
15,35%





Para terminar, tres hechos inmediatos: En Paraguay —donde el gobierno no pudo imponer la reelección—, el continuismo light perdió la candidatura de su propio partido. En Chile, la alternabilidad volvió con la elección de Sebastián Piñera, un golpe para el “legado Bachelet” y para el revisionismo del Frente Amplio. Por el contrario, el continuismo en Honduras —reelección forzada por su Tribunal Supremo— se da en fuerte confrontación y repudio.

Información consultada


sábado, 16 de diciembre de 2017

Samba para derecha e izquierda


El 21 de diciembre de 2016 fue, sin dudas, el peor diciembre posible para muchísimos de los gobiernos latinoamericanos: ese día se conoció la lista negra de los países a cuyos gobiernos y partidos —de izquierda y de derecha— Marcelo Odebrecht y ejecutivos de su Organização habían repartido cientos de millones de dólares —y ganado miles de millones.

En Perú, las denuncias del magnate brasileño —“delaciones premiadas”— involucraron desde el inicio a los expresidentes Toledo —con orden internacional de captura—, García —en sus dos gestiones— y Humala. Ahora involucran al actual mandatario, Kuczynski, contra quien la oposición —sobre todo Fuerza Popular, dominante del Congreso pero ensombrecido por la corrupción del período fujimorista— ha pedido renuncia, algo que han intentado desde FP desde que perdieron las elecciones bloqueando permanentemente al gobierno y que, ahora, suponen es el momento que han esperado tanto.

Aunque Kuczynski renuncie o no, la gobernabilidad quedará aun más afectada, tanto por la presunción de corrupción —cuya lucha fue bandera de PPK— como por su creciente debilidad parlamentaria, dejando la posibilidad de comicios adelantados. Incluyendo que Keiko Fujimori, la líder de Fuerza Popular, también está denunciada en las coimas Odebrecht.

Información consultada

https://www.odebrecht.com/