miércoles, 15 de abril de 2015

Llegó la hora del cambio para la región


Los agoreros que se regodeaban anunciando el fracaso estrepitoso de la Séptima Cumbre de las Américas quedaron muy mal parados.

Se preveía que la Cumbre iba a girar sobre el encuentro de los presidentes de Cuba y EEUU y el enfrentamiento de Venezuela y EEUU por la declaración del país bolivariano como “amenaza” para Norteamérica —desafortunado tecnicismo burocrático que tergiversó la medida y justificó la oposición a ella—, pero el proceso de normalización de relaciones en continuo avance —desmontando más de cinco décadas de confrontación errada que justificó el antinorteamericanismo en la Región— permitió que el presidente cubano dijera: “Obama es una hombre honesto al que admiro.” Frase impensable a comienzos de diciembre pasado, como impensable era que un presidente estadounidense elogiara a un Castro Ruz, prometiera prontas embajadas y sacara a Cuba de la lista de promotores del terrorismo.

Y la confrontación por Venezuela se desinfló —sólo las voces de Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Argentina se sintieron, entre otras arengas antiimperialista y anticapitalistas que esos mandatarios dijeron— porque el presidente Maduro Moros también bajó el tono (“Yo le extiendo mi mano al presidente Obama”), motivado quizás por lo que días antes Thomas Shannon —el funcionario de más alto nivel de EE.UU. visitando Venezuela en más una década— les dijera al presidente bolivariano y a su canciller. También influenció la Declaración de Panamá de exmandatarios iberamericanos y que varios países —incluidos sus otrora aliados Brasil y Uruguay— reclamaran la libertad de los presos de conciencia venezolanos.



Información consultada


martes, 14 de abril de 2015

Trascendencias de una Cumbre


"Los días en que nuestra agenda en este hemisferio a menudo suponía que Estados Unidos podía interferir con impunidad están en el pasado." [Barack Obama, en la VII Cumbre de las Américas]

En los últimos años, he criticado las continuas reuniones “de alto nivel” de sus múltiples organismos regionales y subregionales superpuestos en objetivos y compitiendo entre sí. Práctica más política que eficiente —siempre hay excepciones— que perjudica las arcas gubernamentales. Cumbritis remanente del siglo XX sin las tecnologías actuales de comunicación.

Bajo estas premisas, empezaba la Séptima Cumbre de las Américas bajo el lema de «Prosperidad con Equidad» opacada por dos elementos importantes: El primero, significativamente positivo, la participación de Cuba por primera vez en estas citas Regionales tras el descongelamiento de las tensiones entre el país caribeño y EEUU. El segundo, la confrontación entre EEUU y Venezuela —con el anunciado apoyo de todo UNASUR— por las sanciones estadounidenses contra funcionarios principales del país bolivariano —acusándolos de violación de los derechos humanos y corrupción—, trascendidas simbólicamente a todo el país porque su formato legal condicionaba el etiquetar al país de los acusados —Venezuela— como una “amenaza a la seguridad de EEUU”, lo que condujo al rechazo en la Región y facilitaron —bandeja de oro— al gobierno de Nicolás Maduro Moros la justificación de un enemigo externo, argumento para contrarrestar la crisis socioeconómica de su país.

Con este segundo panorama, muchos analistas y diferentes políticos regionales auguraban una fuerte confrontación en la reunión y su fracaso estrepitoso. Sin embargo, los agoreros quedaron muy mal parados.

Los encuentros de Raúl Castro Ruz y Barack Obama reafirmaron el acelerado desmontaje de una confrontación de más de cinco décadas que justificó en Latinoamérica el antinorteamericanismo—, demostrado en las declaraciones de Castro Ruz: “Obama es una hombre honesto al que admiro.”

Frase que, con otras— Obama: "Los Estados Unidos miran hacia el futuro, no queremos estar atrapados en ideologías, al menos yo no lo estoy"; Maduro Moros: “Yo le extiendo mi mano al presidente Obama” y “Respeto a Obama, aunque haya amenazado a mi país”— marcaron la Cumbre. Aunque muchos mandatarios criticaron que se considere a Venezuela una amenaza, sólo confrontaron Ecuador —junto sus diatribas contra la prensa—, Bolivia y Argentina, a la vez que muchos también pidieron la liberación de los presos de conciencia en Venezuela —como Uruguay y Brasil. Venezuela misma bajó su tono.

¿Por qué este “descongelamiento”? A nivel regional, influenció la Declaración de Panamá de 25 mandatarios iberoamericanos sobre la situación democrática venezolana y, económicamente, la reducción de su influencia por su crisis económica. Para Venezuela, lo fue la visita al presidente Maduro Moros y su canciller Delcy Rodríguez Gómez de un alto consejero del Departamento de Estado en días previos a la Cumbre.



Información consultada

http://www.cambio.bo/?q=morales-deplora-que-cumbre-de-américas-haya-concluido-sin-declaración-política-por-culpa-de-eeuu

sábado, 4 de abril de 2015

Se acabó el Carnaval... ¿y qué viene ahora?


«El presupuesto debe equilibrarse, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada […] para que Roma no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa del Estado.» [Atribuida a Marcus Tullius Cicero en el 55 a.C.]

Entre el 10 y el 11 de abril se realizará en Ciudad de Panamá la Séptima Cumbre de las Américas, a tres años de la anterior Cumbre, realizada en 2012 en Cartagena de Indias, Colombia.

Durante varios artículos y columnas en los últimos años he criticado la cumbritis, ese síndrome latinoamericano de reunir continuamente en reuniones “de alto nivel” de sus múltiples —una larga veintena, usualmente inoperantes— organizaciones regionales y subregionales que, por superpuestas, compiten entre sí. Una práctica que beneficia a hoteles y aerolíneas pero perjudica las arcas gubernamentales.

Tan recién como en enero pasado en San José de Costa Rica en la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se reunieron la mayoría de los  jefes de Estado o Gobierno de los 33 países del Caribe y Latinoamérica miembros. Su diferencia fundamental con las Cumbres de las Américas y la Organización de Estados Americanos era que en la CELAC participa Cuba y no participan EEUU ni Canadá, mientras que en la OEA son miembros todos —incluida Cuba, suspendida hasta 2009 y pendiente de negociarse su reincorporación— y en las Cumbres de las Américas participaban 34 países: EEUU y Canadá junto con todos los miembros de la CELAC excepto Cuba… hasta la Sexta.

Porque en esta Séptima se van a dar dos grandes sucesos: la incorporación de Cuba a estas reuniones y el debate sobre el enfrentamiento EEUU-Venezuela, ambos que opacarán las discusiones económicas y de desarrollo fundamentales.

La incorporación de Cuba se la ha rodeado con tanta expectativa mediática que a veces ha bordeado el folletín. Posiblemente lo más importante de la presencia en el mismo evento entre las principales autoridades de Cuba y EEUU será un nuevo encuentro —esperado, no como el de Sudáfrica— entre Raúl Castro Ruz y Barack Obama que dará posicionamiento a las fluidas reuniones entre ambos países desde el anuncio del 17 de diciembre pasado pero que no debe significar ningún avance trascendente —la reapertura de relaciones es una posibilidad avizorable a mediano plazo, no creo inmediata— y no significará que ninguno de los dos gobiernos varíe radicalmente sus posiciones regionales.

Por el contrario, lo que ocupará el eje de la Cumbre será el debate que sobre el impasse EEUU-Venezuela promoverán los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA-TCP) —sobre todo Venezuela y Bolivia, con el posible apoyo de Ecuador y Nicaragua y de dientes para afuera de Cuba (porque, al final, está sustituyendo la pérdida del “mejor amigo” con la captación del “nuevo amigo”)—, posiblemente con el apoyo de Argentina, su gran aliado kirchnerista —la administración de Dilma Vana Rousseff tiene muchos problemas para ganarse otra discusión ahora que la recomposición de sus relaciones con EEUU, visita de ella a Washington por medio, puede ayudarle, y el nuevo gobierno de Tabaré Vásquez Rosas no es tan probolivariano como el anterior de Mujica Cordano, por lo que las participaciones de Brasil y Uruguay en el anunciado enfrentamiento serán mesuradas, si las hubieran. Enfrentamiento que no tendrá visos de solución mientras la debacle socioeconómica del gobierno de Maduro Moros —o de los militares “chavistas” que podrían sustituirlo para defender sus intereses “en nombre de salvar la Revolución Bolivariana”— siga llevando a una escalada de violencia generalizada.

Las Cumbres de las Américas nacieron el mismo año (1994) del lanzamiento de la iniciativa de extender el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), vigente entre Estados Unidos, México y Canadá, a una Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) extendida al resto de los estados de la Región —con la exclusión de Cuba—, proyecto que quedara descartado precisamente en otra Cumbre de las Américas, la Cuarta de Mar del Plata en 2005, en un momento de auge y expansión regional de la Revolución Boliviariana del presidente venezolano Hugo Chávez Frías con el apoyo de otros presidentes latinoamericanos como Luiz Inácio Lula da Silva de Brasil y Néstor Carlos Kirchner Ostoić de Argentina, anfitrión de la Cumbre.

Fenecido sin nacer este propósito de la ALCA, los supratemas de estas Cumbres se centraron en integración y lucha contra la pobreza —además del casi transversal de intentar paliar las desmejoradas relaciones entre Latinoamérica y EEUU.

La reducción de la pobreza ha sido un combate regional que, según el Banco Mundial, entre 2002 y 2012 logró bajar de 48% a 25% (CEPAL menciona 28%) la pobreza moderada y de 25 a 13% la extrema, logros loables sin duda alguna pero que, en muchos casos, fueron consecuencia del clientelismo y la prebenda —factores y encubridores de corrupción— que aprovechó ingresos extraordinarios eventuales como si fueran permanentes y no por la creación de fuentes estables de trabajo digno y con remuneración adecuada, por lo que esos avances serán coyunturales y durarán mientras haya recursos disponibles —los del boom de los commodities regionales, ya en su declive— y como no crearon sosteniblidad desaparecen cuando se acaban los recursos extraordinarios. Por eso, estos éxitos podrían revertirse —en algunos ya sucede, como Venezuela y Brasil— por la baja recuperación económica mundial, la progresiva tendencia negativa de precios de las materias primas y la ralentización del acelerado crecimiento económico chino —explicable por muchas causas exógenas y endógenas— que, según la CEPAL, contrajeron el crecimiento del PIB latinoamericano en 2014 a sólo 1,1%, a pesar del importante crecimiento que tuvieron Panamá (7%), Bolivia (5,5%) y Perú, República Dominicana y Nicaragua (5%, todos datos CEPAL).

En junio de 2014, el barril de petróleo se cotizaba entre 100 y 105 dólares, dependiendo del tipo de referencia (WTI o Brent). Un año lleno de problemas y crisis, con países productores —Rusia, Libia o Irak— parte de ellas, debía haber llevado a que el precio del petróleo subiera desmesuradamente como en años recientes —en 2008 el WTI (referente venezolano) llegó a costar 146 dólares. Sin embargo, desde entonces los precios de los hidrocarburos están en acelerada caída libre hasta menos de la mitad del de junio de 2014, sin visos de final. Descartando analizar las causas, las implicaciones para Latinoamérica son disímiles: Para Venezuela el país que flota sobre hidrocarburos— es lo que le faltaba para la bancarrota porque 96% de su PIB depende del petróleo, pero también es crisis —por la alícuota en sus PIBs— para Colombia, para Ecuador y para el  gas boliviano, así como en parte para México —aunque su apertura puede ser oportunidad— y de doble efecto para Brasil —en medio de los escándalos de corrupción encabezados por el de Petrobras: la Operação Lava Jato— y Argentina, porque les costará menos a su industria y población pero paralizará proyectos locales —el multiefecto depresor se nota en los campos del PreSal—, mientras que el resto de Latinoamérica no productora importará más barato.

Regresando al tema de la integración, durante la última década primó lo político e ideológico —inmediatista— sobre lo perspectivo económico. Triunfalista, la Revolución Boliviariana venezolana logró establecer una contraposición efectiva con la menguante influencia estadounidense y de la OEA y a su propia organización —la ALBA-TCP, creada por Venezuela con sus socios ideológicos Cuba, Bolivia, Nicaragua y Ecuador y los oportunistas (por petrodólares) Dominica, Saint Vincent and the Grenadines (San Vicente y las Granadinas), Antigua y Barbuda, Saint Lucia (Santa Lucía), Saint Kitts and Nevis (San Cristóbal y Nieves) y Grenada (Granada) (y Honduras durante el gobierno de Manuel Zelaya Rosales)— supo unir a otros países afines como Argentina —beneficiada financieramente por Venezuela—, Brasil —con el presidente Lula da Silva intentando infructuosamente una hegemonía paralela— y, en menor medida, eventualmente Uruguay. Esta nueva alineación generó la constitución en 2008 —pero efectiva en 2010— de una organización subregional —Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR)— y después otra regional —CELAC, en 2010—, donde el peso del liderazgo del presidente Chávez Frías, con el apoyo de sus países vinculados, dio la pauta de comportamiento de toda la Región, ya fueran afines los demás países o actuaran en previsión de no enfrentársele —y posibles conflictos internos, además de estigmatizaciones (verdaderos chantajes) regionales.

Y esta composición regional es la que está en el eje de los resultados del enfrentamiento EEUU-Venezuela en la Cumbre de Ciudad de Panamá: frente a la situación venezolana —sumamente desmejorada económicamente (por ende disminuidísima en influencia) y cada vez más devaluada en el ejercicio de los derechos humanos— y las sanciones estadounidense contra altos cargos venezolanos sindicados de narcotráfico, corrupción y/o violación de DDHH, los restantes 33 países necesariamente tendrán que definirse: O Latinoamérica posicionará un enfrentamiento conjunto a EEUU —con matices de mayor o menor confrontación— o se quebrará esa falsa unidad, alineando el grupo duro políticamente bolivariano junto con Argentina —y posibles muestras de tímido apoyo de algunos, quizás Uruguay— y distanciándolo definitivamente de otros —encabezados por México, Colombia y Costa Rica— que rehuirán del “chantaje regional” de una empobrecida Venezuela —y, por ende, de la ALBA—, mientras que otros, encabezados por Brasil —y quizás incluso Cuba para no enturbiar el acercamiento a su nuevo amigo necesario—, tratarán de reducir la tensión.

De suceder este segundo escenario, será el final —efectivo para sus propósitos originales al menos— de UNASUR y CELAC. Y yo, definitivamente, no creo que suceda el primero.

Referencias


martes, 31 de marzo de 2015

Lecciones en democracia

«La democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre. Con excepción de todos los demás.» [Sir Winston Spencer-Churchill]

El domingo, Bolivia ejerció su derecho constitucional en las elecciones para gobernador, asambleas departamentales, alcaldes y concejos municipales (y algunas pocas instancias específicas más).

No voy a referirme a cifras porque mientras escribo el domingo al filo de las 22:00 aún no hay datos oficiales (ni corre la página del Órgano Electoral boliviano, como me pasa en cada elección) y aunque los conteos a boca de urna pueden ser bastante certeros, sólo analizaré posicionamientos y no números para comprender los aprendizajes que estas elecciones (lecciones en democracia) dan.

El primero, siempre sabido: Los panoramas electorales propios de las regiones no dependen de los nacionales sino de las realidades propias. Un MAS que ganó en  todo el país no pudo corroborar su triunfo en las elecciones nacionales. Dicho de otra forma: el presidente Morales Ayma no pudo trasladar su éxito electoral a sus candidatos regionales y perdió espacios que había ocupado.

Segundo: Malos candidatos no tienen solución. Ni aunque un líder carismático como Morales Ayma haga todo el esfuerzo por ellos. Sin embargo, en oficialistas y opositores, las virtudes propias sí ayudan a la victoria como Luis Revilla Herrero en La Paz, Soledad Chapetón Tancara en El Alto e Iván Canelas Alurralde en Cochabamba.

Tercero: El desgaste en gestiones poco afortunadas puede ser totalmente anulador. Sólo pudieron repetir victoria los candidatos que hicieron una buena gestión o supieron demostrarlos.

Cuarto: Nuevos nombres (que no quiere decir surgidos desde incógnito) pueden refrescar el ambiente político y ayudar a crear nuevos liderazgos, como José María Leyes Justiniano en Cochabamba y Adrian Oliva Alcázar en Tarija e, incluso también, Reymi Ferreira Justiniano en Santa Cruz de la Sierra, aunque no ganara.

Quinto: La judicialización de gestiones regionales (algo ya común como forma de combate político en Bolivia) no significa la anulación de los judicializados ni su estigmatización, y puede ayudarles, como a Jorge Morales Encinas en La Guardia y también a Jaime Barrón Poveda en Sucre y a Ernesto Suárez Sattori en Beni, aunque no ganaran.

Sexto: Sin conocer la composición de los nuevos concejos municipales ni de las asambleas legislativas departamentales, no queda duda de que en la inmensa mayoría habrá composiciones plurales que obligarán a negociar, debatir y consensuar. Como también dijo Churchill: «La democracia es la necesidad de doblegarse de vez en cuando a las opiniones de los demás.»

Y séptimo: Donde perdieron los oficialistas, no ganó “la oposición” sino “opositores”. Importante que lo entiendan.

En democracia, la diversidad enriquece la vida política. Fomentarla y respetarla engrandece a una sociedad porque fomenta que sea más transparente y proactiva. Una sociedad unipolar se anquilosa porque no tiene quien la confronte y le obligue a superarse.


Referencias


domingo, 22 de marzo de 2015

Cristina y la tempestad argentina


Este 10 de diciembre, Cristina Fernández Wilhelm de Kirchner dejará la presidencia que ha ocupado desde 2007 sin poder reformar la constitución.

Su retiro no es un normal cambio de gobierno, como casi nada lo es con CFK. Primero, cierra un ciclo —¿dinástico?— iniciado en 2003 con su difunto esposo Néstor Kirchner Ostoić, continuado por ella en 2007 y 2011 y que debió continuar en 2019 con su hijo Máximo Kirchner Fernández, líder de la organización política juvenil La Cámpora. El fracaso electoral del kirchnerismo en las legislativas de 2013 hundió definitivamente ese proyecto. De todas formas, aunque hubieran aprobado la reforma, más de 60% de rechazo no le darían éxito.

Segundo, porque CFK no deja heredero político: El Frente Para la Victoria es un pool de seis precandidatos tras el beneplácito de su Jefa, disputando el «dedazo» —al peor estilo priísta. Quien primero anunciara sus intenciones —Daniel Scioli Méndez, ex vicepresidente de Néstor y actual gobernador bonarense— hoy tiene que enfrentarse a los otros, sobre todo a Florencio Randazzo Campagnon —maestro del photoshop—, nuevo delfín luego del hundimiento —legal incluido— del actual vicepresidente Amado Boudou Sapin.

Después: la economía, herida de prebendalismo y proteccionismo, se hunde al estilo venezolano mientras crecen la inflación y la inseguridad ciudadana. Súmenle los enriquecimientos abruptos, como el de Boudou —y de los Kirchner.

Por último: la muerte del fiscal Alberto Nisman Garfunkel la víspera de presentar al Congreso su denuncia contra la Presidente y su entorno por presuntamente favorecer la impunidad de terroristas iraníes. La Marcha del Silencio es colofón de una herencia política CFK que no fue.

Y desde el arco opositor: De una larga decena de precandidatos de todas las tendencias, a la fecha los únicos con opciones serán el derechista liberal Mauricio Macri Blanco —exitoso jefe de gobierno de Buenos Aires— por Propuesta Republicana (PRO) y Sergio Massa Cherti, ex kirchnerista, por el peronista Frente Renovador (FR).

Pero si Scioli y Massa descienden en las intenciones —uno por esperar la sombra CFK y el otro por no diferenciársele más—, Macri está creciendo continuamente y su alianza estratégica con el centrista Partido Radical puede ayudarle a entrar en las provincias —su fuerza es la capital— y a suavizar los anticuerpos del electorado centrista.

Esperaremos a las PASO del 9 de agosto. 

Información consultada