domingo, 18 de febrero de 2018

Entrevista publicada en "El Mercurio" de Santiago de Chile


http://www.emol.com/noticias/Internacional/2018/02/17/895438/Entrevista-a-Jose-Rafael-Vilar-autor-del-libro-Auge-y-caida-del-socialismo-del-siglo-XXI.html

martes, 13 de febrero de 2018

Latinoamérica vota y decide en 2018


Costa Rica, Ecuador, Cuba, El Salvador, Colombia, Guatemala, Paraguay, Venezuela, México, Brasil y Perú votarán este año en sucesión cronológica —Costa Rica y Ecuador ya lo hicieron y en algunos será más de una vez— y podrán reconformar el panorama político regional, hacia una tendencia u otra.

Ya el año anterior, Chile —con sus presidenciales y legislativas— y Argentina —con sus legislativas de medio término que posicionaron líder electoral a la coalición gobernante CAMBIEMOS— afirmaron su opción con la centroderecha. Del lado de la ALBA, hubo tres elecciones: la primera en Ecuador — legislativas y dos vueltas presidenciales— dio victoria por la mínima al prorroguismo del socialismo 21 sin Rafael Correa: dejaba un presunto delfín que, al poco tiempo, desconcertaría al correísmo, a la oposición y a todo el país y la Región con la ruptura entre el nuevo mandatario y su antecesor y la fractura del partido de gobierno, moviendo al país desde el socialismo 21 a un equilibrio de centro-centroizquierda abierto al dialogo. La segunda fue en Venezuela para elegir la Asamblea Nacional Constituyente, proceso denunciado fraudulento hasta por la empresa encargada siempre del voto electrónico; la tercera fueron las segundas elecciones judiciales en Bolivia, donde los votos nulos y en blanco aumentaron de la primera de 2011 —en las que también ganaron—: el promedio nacional de blancos y nulos sumados —el voto rechazo— fue de 66,75%.  

De los comicios de este año: presidenciales y legislativos (Costa Rica, Colombia, Paraguay, México y Brasil), presidenciales (Venezuela), legislativos (Cuba, presidenciales indirectas), municipales y legislativos (El Salvador), municipales y regionales (Perú) y referendos (Ecuador y Guatemala), los de Ecuador, Cuba, Colombia, Venezuela, México y Brasil son los más esperados.

La Consulta Popular —referendo constitucional— ecuatoriana fortaleció al actual presidente y dos de sus siete preguntas aprobadas mayoritariamente desmontan la herencia correísta: la anulación de la relección indefinida —regreso a la Constitución de 2008 y la renovación inmediata del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, herramienta fundamental del correísmo para la cooptación de Poderes.

Cuba y Colombia despiertan interés: la primera, porque la generación de la Revolución sale del Ejecutivo —no del Poder— y la incertidumbre de quién al final será el Elegido; la segunda, por los resultados de los antiguos guerrilleros, medida del proceso de paz. Los de Venezuela serán otra maniobra del madurismo para aparentar legitimidad en medio del rechazo de la mayoría de la Región y otros.

En Brasil y México, las mayores economías, dos líderes de izquierda populista intentan tomar el poder y cambiar el signo actual: López Obrador en México —su tercer intento, “surfeando” la ola antiTrump—, puntea pero, como en las anteriores, al final fracasará; Lula en Brasil, cargado de juicios por corrupción y condenado, la tiene más difícil. Ambos aprovechan nostalgias político-económicas y el descrédito de la clase política —a la que ambos pertenecen.

Las derrotas de López Obrador y Lula y la segura continuidad a la derecha en Colombia ajustarían un eje centroderecha-derecha entre los grandes: México-Colombia-Perú-Chile-Brasil-Argentina, con la afinidad de muchos otros y la debilidad creciente del eje socialista 21: Cuba-Nicaragua-Bolivia-Venezuela. Lo contrario, menos posible, alargaría un poco el fin de la corriente y les provocaría menos gobernabilidad.



Información consultada


lunes, 12 de febrero de 2018

Venezuela: hacia el fin de la impunidad


La declaración de la Fiscal de la Corte Penal Internacional sobre la “apertura de exámenes preliminares sobre la situación en Venezuela [que] analizará crímenes presuntamente cometidos [...] al menos desde abril de 2017”, principalmente de fuerzas de seguridad del Estado pero también de algunos grupos de manifestantes violentos, junto con el recrudecimiento de las sanciones de la Unión Europea y el rechazo del Congreso peruano a la presencia de Maduro en la Cumbre de Las Américas conforman el cada vez más restringido panorama para el madurismo, urgido de una nueva aparente legitimación con las convocadas elecciones presidenciales —como fue con la Asamblea Nacional Constituyente  que lo “oxigene” a través de un seguro megafraude electoral.

La solidaridad internacional y las casi dos mil pruebas que la destituida Fiscal General Ortega Díaz presentó a la CPI posibilitaron este primer paso, que podría continuar con la investigación y procesamiento de la cúpula gobernante por crímenes de lesa humanidad. El gobierno de Venezuela está obligado a este proceso como Estado signatario del Estatuto de Roma que sustenta a la CPI y que la faculta a “ejercer sus funciones y atribuciones [...] en el territorio de cualquier Estado Parte”.

Información consultada

http://www.elmundo.es/internacional/2017/06/18/594578c546163fb8408b4592.html

martes, 30 de enero de 2018

De esperanza y cleptokakistocracia


[Kakos (κακός) es el término en griego para "malo" y su superlativo kákistos (κάκιστος) el "más malo" o "peor"; -cracia (-κρατία) es sufijo para “poder” o "gobierno"; clepto (o klepto: κλεπτο) es “robar”. Por ende, kakistocracia es “gobierno de los peores”, cleptocracia es “gobierno de ladrones” y, por ende, se colige mi neologismo cleptokakistocracia.]
Lo que voy a escribir hoy tiene mucho que ver con las esperanzas de los pueblos latinoamericanos, como las del de Venezuela en 1958, Cuba en 1959 y Nicaragua en 1979 al liberarse de las dictaduras —de derecha— que las oprimían y nuevamente Venezuela en 1999 mediante elecciones —democráticas burguesas— como también Bolivia y Ecuador en 2006 en busca de democratización y justicia social, fuentes de esperanza.
En 2004, proclamando la “integración de los países de América Latina y el Caribe, con solidaridad, complementariedad, justicia y cooperación” y bajo el impulso del presidente venezolano Hugo Chávez Frías, Cuba y Venezuela fundaron la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA, luego ALBA-TCP), a la que se sumarían Bolivia (2006), Nicaragua y San Vicente y las Granadinas (2007), Dominica (2008) —ese mismo año ingresó Honduras, suspendida al siguiente y autorretirada en 2010—, Antigua y Barbuda y Ecuador (2009), Surinam (2012), Santa Lucía (2013) y Granada y San Cristóbal y Nieves (2014). Descartando los países que la integraron por interés geopolíticos y económicos más que ideológicos (San Vicente y las Granadinas, Dominica, Antigua y Barbuda, Surinam, Santa Lucía, Granada y San Cristóbal y Nieves, también miembros de PETROCARIBE, el acuerdo venezolano para suministro de petróleo a precios y modalidades preferenciales que surgió en 2005, “casualmente” el mismo año que triunfara tras reiterados empates el candidato de Chávez Frías para la OEA), Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador conformaban el núcleo “duro” de los países que se adscribieron a partir de 2005 al socialismo del siglo xxi, el refrito ideológico —por sus múltiples insumos— conceptualizado por Heinz Dieterich Steffan en 1996.
Aunque todos los países del socialismo del siglo xxi —y sus afines: principalmente el Brasil de Lula da Silva y Rousseff y la Argentina de los Kirchner— recorrieron similares características: populismo, cooptación de poderes, antiimperialismo —por EEUU—, deificación de caudillos, nuevas constituciones “originarias” —en el sentido de “borrar” lo previo, incluida la historia no afín—, electoralismo por democracia, prorroguismo —dinástico en Nicaragua y frustrado en Argentina— y coacción a la expresión, entre otras, pero fue el manejo ideológico de la economía —con síndrome holandés en los que tuvieron commodities beneficiados por el boom temporal de precios: Venezuela, Ecuador, Brasil, Argentina y, aún menos, Bolivia— la que más los afectó, con corrupción y clientelismo consecuentes, siendo Venezuela paradigmática de una cleptokakistocracia que despilfarró —y robó— casi dos billones de dólares desde 1999, generando hiperinflación de cuatro dígitos, miseria —después de éxitos iniciales en reducir la pobreza, ésta se ha desbordado— y escasez generalizada con la práctica desaparición del aparato productivo, corrupción desenfrenada y violencia y narcotráfico campantes.
El fracaso del modelo socialista xxi y sus instituciones —UNASUR, CELAM, Foro de São Paulo y ALBA-TCP— es una alerta más de que caudillismo y populismo siempre serán vías erradas.


Información consultada

https://en.wikipedia.org/wiki/Kakistocracy

domingo, 28 de enero de 2018

Entrevista realizada por la presentación del libro en La Paz


El 26 de enero, la periodista Gina Baldivieso de Arce de la Agencia de Noticias EFE me realizó una muy interesante entrevista sobre el libro, que adjunto.

http://www.wradio.com.co/noticias/economia/analista-cubano-vilar-afirma-que-quotel-socialismo-del-siglo-xxi-esta-en-caidaquot/20180127/nota/3702354.aspx

jueves, 25 de enero de 2018

“Fue por lana y volvió trasquilado...”


Un antiguo y sabio refrán que caracteriza cuando alguien intenta mejorar pero sólo empeora su situación.

Eso fue lo que le pasó a Luiz Inácio "Lula" da Silva, cuando apeló la sentencia de nueve años y medio de prisión y 19 de prohibición de ejercicio de cargos públicos por corrupción pasiva y lavado de dinero que el 1 de julio pasado le impuso el juez Sérgio Moro. Candidato a la presidencia en octubre próximo, Lula necesita exculparse de condena para participar en los comicios en los que, hasta el momento —asociándolo maniqueamente en el imaginario popular con la bonanza de sus dos períodos, real consecuencia del Big Push y “disculpándole” la corrupción—, es puntero.

La sentencia de Moro fue en Curitiba; la apelación fue en Porto Alegre, en el Tribunal Regional Federal da 4ª Região (TRF-4) donde tres jueces —Paulsen, Gebran Neto y Laus— decidirían si exoneraban a Lula —y le daban la posibilidad de candidatear, hasta ese momento al menos, porque Lula tiene otras siete causas pendientes— o, por el contrario, le complicaban más esa posibilidad. La apelación —debilitada porque su exministro de Finanzas Antonio Palocci, con prisión por doce años, admitió que las acusaciones contra su exjefe, eran ciertas— fue desestimada y reforzada las penas a 12 años y un mes de prisión.

Lula aún puede apelar ante el Supremo Tribunal Federal (STF) o ante el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) pero la Ley de Ficha Limpia —promulgada por Rousseff y que impide que un postulante condenado en primera y segunda instancia compita por un cargo electivo— podría inhabilitarlo. Eso sería fatal para el PT y hasta el próximo 15 de agosto —plazo final para inscribir candidaturas— mantendrá en vilo a Brasil.

Información consultada

https://www.clarin.com/mundo/procesos-judiciales-enfrenta-lula-da-silva_0_rk4BkZLrf.html

El Mar, La Haya y el presente futuro


Ocho días antes de que comiencen los alegatos orales en la CIJ sobre la demanda marítima boliviana, el 11 de marzo Sebastián Piñera Echenique jurará como presidente de Chile.

El nuevo gobierno de centro-centroderecha continuará la política de Estado de que no existen pendientes con Bolivia luego del Tratado de 1904 y, además, tenderá a la inflexibilidad frente a las pretensiones bolivianas, como sucedió en su anterior período tras una posibilidad de acuerdo —sin soberanía, es importante recordar— durante la primera administración de Michelle Bachelet Jeria.

Esta posición poco favorable para Bolivia se verá reforzada porque Piñera se beneficiará de un panorama ideológico regional afín, debilitado el bloque bolivariano —aliados estratégicos del gobierno del MAS—, como sí sucedía en su cuatrienio anterior y que podía morigerar la posición chilena. El segundo, que Bolivia se ha estado enfrentado con la mayoría de los países de la Región en su defensa de la dictadura madurista. El tercero, la conflictiva situación sociopolítica —y cada vez más económica— en Bolivia, agudizada por la re4postulación y las elecciones presidenciales. Otro, probable, sería la denuncia del FMI que un experto boliviano-chileno alteró intencionalmente el ranking Doing Business contra Chile. Y el último, posible, es que varios de los jueves de la CIJ provienen de países que enfrentan demandas y conflictos limítrofes y en su decisión éstos pueden pesar.

Información consultada

http://www.cnnchile.com/noticia/2018/01/17/la-haya-alegatos-orales-por-demanda-maritima-comenzaran-el-19-de-marzo